Cómo calcular los metros necesarios de bajante y canalones para una vivienda o edificio

Canalair » Blog » Cómo calcular los metros necesarios de bajante y canalones para una vivienda o edificio

A la hora de colocar una nueva estructura de canalones y bajantes en una vivienda o en cualquier edificio, uno de los puntos críticos es saber calcular bien los metros que se necesitan y de qué tamaño deben ser.

Para eso el proceso de medir es fundamental y siempre es mejor si lo hace una empresa especializada como el caso de Canalair, empresa de Canalones y Bajantes.

Hacer una buena medición antes de la propia instalación de canalones pluviales es la mejor manera de asegurar que:

  • El sistema de evacuación funcionará perfectamente y no dará problemas en el futuro.
  • Evitará averías en el futuro.
  • Optimizará el gasto necesario de material evitando desembolsos superfluos.

Una medición adecuada en este momento permite determinar a la perfección la cantidad de piezas de canalón que se necesitarán. También el diámetro que deben tener tanto los canalones como las bajantes siempre en función de la superficie del tejado.

Pasos para calcular los metros necesarios

A la hora de hacer las mediciones es fundamental tener en cuenta las normativas y legislación específica.

En España la norma de referencia es el Código Técnico del Edificio en especial el documento CTE-HS-5 (Documento de Salubridad número 5).

Este documento también incluye unas tablas que establecen la intensidad de las precipitaciones en la zona donde se ubica el edificio.

El proceso de medición debe ser cuidadoso y muy exacto. Te lo resumimos en estos sencillos pasos:

Calcular el área del tejado

El primer paso es hacer un cálculo del área total que cubre el tejado. Esta superficie tiene una relación directa con el agua total que podrá llegar a evacuar y por lo tanto nos ayudará a determinar la longitud total de canalón que se necesitará.

Para calcular la superficie del tejado basta con multiplicar el ancho por el largo para conseguir el total en metros cuadrados.

Considerando el tejado en plano horizontal, en los siguientes pasos tendremos en cuenta su inclinación.

En tejados con una forma irregular el cálculo es algo más complejo teniendo en cuenta las zonas adicionales a la forma básica que cubra el tejado.

El ángulo de inclinación del tejado

Evidentemente la inclinación del tejado influye en la velocidad de caída del agua y también hay que tenerlo en cuenta. A mayor inclinación mayor velocidad de evacuación.

Por eso al medir hay que hacer una corrección de la superficie teniendo en cuenta la inclinación.

Para eso basta con multiplicar la superficie del tejado en proyección horizontal que se ha calculado en el paso anterior por el coseno del ángulo de inclinación con respecto a la horizontal.

Tener en cuenta la intensidad de las lluvias

Cuando ya se tiene la superficie hay que añadir la intensidad pluviométrica que se establece en el documento CTE-HS-5 de la edificación.

Multiplicando la IP por la superficie del tejado obtendremos la superficie corregida.

Hallar el diámetro adecuado

El diámetro adecuado es fundamental, esto tanto en el canalón como en las bajantes. Está directamente relacionado con la previsión de cantidad de agua que deberá evacuar el sistema una vez esté en funcionamiento.

Basándose siempre en los cálculos anteriores corregidos con la inclinación del tejado y la intensidad de las lluvias que recoge la normativa CTE se puede calcular el diámetro tanto de bajantes como de los canalones que hará falta en la estructura.

Calcular el número de bajantes

También en función del área del tejado podremos calcular cuántas bajantes vamos a necesitar. Además de dar una idea inicial de dónde debería ir cada conexión de la bajante con el canalón para lo que también hay que contar con la forma del tejado.

La importancia de estos cálculos

Los conductos de bajada tienen la función de evacuar el agua recogida en el tejado. No determinar el número adecuado o que sean de un diámetro inferior al recomendado podría llevar a problemas muy graves en el futuro.

No hacer bien los cálculos preliminares adecuados conlleva grandes riesgos para el edificio. Puede dar lugar a roturas en los conductos y filtraciones a la vivienda.

El gasto por reparaciones, adaptaciones y subsanación de errores será constante pudiendo evitarse desde el primer momento.

En caso de grandes precipitaciones, un diámetro no adecuado podría hacer que el sistema de evacuación fuera sobrepasado.

Esto implica que el agua saldría por fuera de la bajante a lo largo de la fachada.

La filtración a la vivienda, las humedades y goteras interiores aparecerían sin remedio y el gasto en reparaciones sería muy abultado para subsanar los daños.

Canalair Logo
Contacta con nosotros