Qué es la limahoya y para que se utiliza en los tejados

Canalair » Blog » Qué es la limahoya y para que se utiliza en los tejados

La limahoya es un elemento muy importante en la estructura de un tejado. Su misión es recoger y canalizar el agua de lluvia entre dos faldones o caídas del tejado. Es fundamental una buena instalación de las limahoyas y un adecuado mantenimiento para evitar un mal drenaje o problemas de filtraciones que den lugar a humedades en la vivienda. Te recomendamos que cuentes siempre con profesionales como Canalair para esta tarea tan delicada.

La limahoya se coloca entre dos caídas de tejado o faldones. También se puede colocar en las juntas de las chimeneas o en una pared divisoria en el tejado. Puede ser un complemento a los cubremuros en el caso de tejados en distintas alturas con muros integrados.

Tipos de limahoyas para tejados

Existen dos tipos principales de limahoyas: cerradas y abiertas. Su utilización depende de distintos factores como el clima en la zona o la forma propia del tejado.

Limahoya abierta

Este tipo de limahoya se caracteriza por tener un espacio abierto en la cumbrera del tejado.

Permite una mayor ventilación y entrada de luz natural en el interior de la vivienda.

Sobre todo, se utiliza en zonas de clima cálido ya que ayuda a aprovechar la luz natural a la vez que contribuye a una temperatura más fresca en la casa.

Limahoya cerrada

Este tipo de limahoya se caracteriza por una estructura continua en la cumbrera sin aberturas.

Su característica principal es que ofrece mayor resistencia a la lluvia, nieve o granizo. Por eso es más habitual utilizarlo en zonas con climas más adversos.

También suelen ser más caras a la hora de instalarlas porque hace falta más mano de obra y muchos más materiales.

Esta inversión se compensa porque protege mucho más el tejado de la vivienda reduciendo las averías y reparaciones.

¿Qué ventajas y qué desventajas tiene cada tipo de limahoya?

Cada tipo de limahoya está recomendada para unos usos y unas ubicaciones concretas. Cada una presenta unas ventajas características.

Veamos más en detalle las fundamentales.

Ventajas y desventajas de una limahoya abierta

Una limahoya abierta presenta como ventaja una mayor ventilación y entrada de luz natural en el interior de la vivienda.

También es perfecta para los climas más cálidos porque ayuda a mantener una temperatura más fresca dentro de la vivienda.

Estéticamente su diseño ofrece un estilo de tejado más moderno y despejado.

Entre sus principales desventajas hay que mencionar que no es adecuada en zonas de muchas lluvias. En caso de tormentas, granizo o lluvia muy intensa al estar abierta puede ser más fácil que aparezcan filtraciones.

Otra de sus grandes desventajas es que se debe limpiar y hacer un buen mantenimiento con mayor frecuencia que en el caso de las cerradas.

Ventajas y desventajas de una limahoya cerrada

Obviamente una limahoya cerrada es más adecuada para zonas con muchas lluvias o granizo intenso. Resiste mejor en estas condiciones climáticas.

Al estar cerrada no requiere tanto mantenimiento y cuidados como una limahoya abierta ya que es más difícil que se obstruya.

Su protección para evitar la entrada de agua en el tejado y en la vivienda es mucho mayor.

En lo que se refiere a sus desventajas son más costosas de instalar ya que se necesitan más materiales y mayor tiempo en mano de obra.

El riesgo de obstrucción del conducto, aunque es menor, sigue existiendo y en el caso de presentarse la reparación también es más costosa.

¿Cómo elegir la limahoya para el tejado?

Teniendo en cuenta las ventajas y desventajas de cada uno de los tipos de limahoya que hay disponible la elección de uno u otro tipo depende principalmente de: las condiciones climáticas, el presupuesto que tengamos y del resultado estético que se busca.

Si hablamos de climas más duros con mayores épocas de lluvia, viento intenso o nevadas será preferible invertir en una limahoya de tipo cerrado. Esta dará más protección al conducto por el que se recogerá el agua en la vertiente entre dos tejados.

Esto implica un mayor coste que si se elige un modelo abierto pero la protección será mayor. Intentar ahorrar con una limahoya abierta en una zona con mucha lluvia puede ser un error muy caro.

Con una buena instalación la limahoya estéticamente puede ser bonita o no presentar ningún deterioro estético. No hay que olvidar que su función es proteger la vivienda de filtraciones y goteras. El criterio estético no debe ser el más importante a la hora de tomar esta decisión.

Problemas habituales de las limahoyas y cómo solucionarlos

Al igual que en cualquier otra instalación de este tipo es importante un buen mantenimiento y revisión periódica de los conductos.

Acumulación de suciedad

Uno de los problemas frecuentes en las limahoyas es la acumulación de suciedad, la cual puede obstruir el flujo del agua de lluvia y provocar filtraciones en el tejado.

Para solucionar este inconveniente, se recomienda llevar a cabo una limpieza regular de la limahoya, utilizando herramientas como cepillos y agua a presión para eliminar la suciedad y los escombros acumulados.

Obstrucción de desagües

La obstrucción de los desagües en la limahoya puede ocasionar problemas de drenaje. Esto impide que el agua de lluvia se evacúe de manera adecuada y provocando posibles filtraciones en el tejado.

Para solucionar esto hay que inspeccionar periódicamente los desagües y retirar cualquier obstrucción que pueda estar impidiendo el paso del agua.  Esto ayudará a que se evacúe el agua a la perfección.

Reparación de posibles filtraciones

Las filtraciones en la limahoya pueden deberse a diversas causas, como grietas, juntas mal selladas o daños en la estructura.

Si aparecen filtraciones lo primero es localizar el punto donde se ocasiona el problema y proceder a reparar inmediatamente.

La aplicación de selladores impermeables y el reemplazo de piezas dañadas son algunas de las medidas habituales para solucionar este tipo de problemas.

Recomendaciones para cuidar las limahoyas y el tejado

Es importante cuidar y revisar con periodicidad todos los conductos. Tener en el tejado una limahoya que funcione a la perfección necesita de unos cuidados:

  • Realizar un mantenimiento periódico de la limahoya, revisar que no haya obstrucciones ni acumulaciones de suciedad que puedan afectar a su funcionamiento.
  • Asegurarse de que los desagües de la limahoya estén limpios y libres de obstrucciones. Se evitan así problemas de drenaje y posibles filtraciones de agua.
  • Aplicar un sellador impermeable de calidad en las juntas y bordes de la limahoya. Esto asegura su estanqueidad y previene posibles fugas de agua.
  • Inspeccionar regularmente el estado general del tejado, incluyendo la limahoya. Se detectará rápido cualquier daño o desgaste que pueda requerir una reparación.
Canalair Logo
Contacta con nosotros